Solo viajando hacia dentro, aprenderemos que somos el libro más difícil de interpretar.

Abraza tus sombras igual que abrazas tu luz, es el camino a la denominada iluminación. Que en realidad es encontrar esa paz interior en todo momento y cualquier situación aunque como seres humanos enseñados a ser principalmente mentales y poco empáticos sentimentalmente hablando, de repente algo o alguien pueda sacarte de tu centro en un segundo.

Yo le doy gracias a quién en su día hizo temblar mi mundo, aunque suene extraño porque eso es lo que necesitaba para volver a encontrarme y ser yo de nuevo.

Ni fuiste una mala experiencia, ni debo pedir disculpas por haberme mantenido en mi centro. Hiciste que mi mundo cambiara de la noche a la mañana para mejor.

No hay malas experiencias, hay sabios aprendizajes si sabes sacar provecho de cada situación que te tambalea.

Y meditar ayuda mucho…

Gracias por el pacto que hicieron nuestras almas antes de nacer.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Responder a Meg Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *